La fórmula mágica para encontrar trabajo
Inteligencia laboral

La fórmula mágica para encontrar trabajo

Lo sé. Has llegado a este artículo con todas tus esperanzas puestas en que ibas a encontrar la gallina de los huevos de oro. El secreto mejor guardado de todos los tiempos, la fórmula de la Coca-cola en forma de trabajo.

Lo siento, pero no es así. No porque no quiera dártela, si no porque no existe.

Las webs, los blogs, las RRSS están llenas de personas que nos dicen que, si seguimos todos y cada uno de sus consejos, lograremos un empleo en 10 días, en un mes. Se aprovechan de la desesperación de las personas que les creen, que les obedecen e incluso que les pagan por una fórmula mágica que es pura verborrea.

Desde decirte que tu CV es demasiado corto o demasiado extenso, que tu presencia en Linkedin o en Twitter no es la adecuada, hasta hacerte sentir incapaz de tomar decisiones laborales por tu propio criterio, los gurús de la búsqueda de empleo se reproducen cada día.

Un pequeño curso por aquí, un par de consejos por allá y de golpe ya son una eminencia. Se les reconoce fácilmente por la incapacidad sistemática de autocrítica. No toleran que se les lleve la contraria, que se cuestione sus métodos o sus ideas. Son los dioses de un Olimpo que se han creado por y para ell@s. Y tú un simple mortal inepto que no tiene ni idea de sacarse las castañas del fuego.

Vendiendo humo

Comienzan estudiando tu currículum, ése en el que has puesto tantas horas y esfuerzo. Lo desangran de humanidad, lo uniforman a un documento que no te representa. Te dicen que sí y que no debes publicar, dónde sí y dónde no enviar tus candidaturas, y te alejan tanto de tu propia búsqueda que acabas sintiéndola un ente que nada tiene que ver contigo.

Yo misma he estudiado, hace ya un tiempo, nuevas metodologías para la orientación profesional. Y, tras hacerlo puedo decir que la mayoría no se ajustan a la realidad, básicamente porque están basadas en la suposición de que todas las personas son iguales, que buscan lo mismo y que deben hacerlo del mismo modo. Cada profesional cuenta con su trayectoria, su experiencia, sus estudios, sus cambios de área,  sus circunstancias y, sobre todo, con su propia personalidad.

Jamás me atrevería a juzgar a alguien en su búsqueda ni sentarme en un trono hecho con mis propias manos, para hacer creer a los demás que mi corona me convierte en la poseedora de la verdad absoluta.

Los consejos, las críticas constructivas son ayudas que hacen que mejoremos, que nos demos cuenta de cosas que de otro modo nunca hubiéramos visto. Hay grandes profesionales en la orientación y en los RRHH, en Internet y fuera de él, por eso es importante que aprendas a discernir a los verdaderos expertos de los charlatanes, que son los nuevos vendedores de humo del siglo XXI.

Si te cruzas con un/a gurú que te asegura la fórmula del éxito, ¡huye!

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *